2.19.2012

Desinfección de la piel en piercing y tatuaje.

A continuación voy a compartir un texto escrito originalmente por el Dr. Günter Kampf para la revista Tattoo Arte edición #26 

La piel humana está permanentemente colonizada por diferentes bacterias, estas bacterias se conocen como «flora residente». Las bacterias de la flora residente se encuentran, principalmente, en la cara superficial de la piel y, además, en los conductos de las glándulas sabáceas y sudoríparas.
En los sujetos sanos, la flora residente no es peligrosa en lo absoluto. No obstante, si la integridad de la piel se interrumpe (p ej. heridas y/o punciones) la flora residente puede causar infecciones locales o incluso sistemáticas. Por esta razón, la piel es tratada mediante un antiséptico local, con el fin de reducir el número de bacterias de la flora residente y, por lo tanto, reducir el riesgo de causar infecciones.

Los principios activos usados más frecuentemente para la antisepsia de la piel son los alcoholes como, por ejemplo, etanol, iso-propanol o el n-propanol. En concentraciones entre 60% y el 80%, los tres alcoholes muestran una actividad potente y rápida (alrededor de 30 seg.) frente a cualquier tipo de bacterias incluyendo las residentes de la piel, frente a los hongos y virus con cubierta como los del VIH, VHB, VHC y el virus del herpes simple. Otros principios activos como la Clorhexidina o la PVP-lodo poseen una potencia menor y actúan con menos rapidez frente a los diferentes tipos de microorganismos siendo, por lo tanto, reemplazados con frecuencia por antisépticos de piel basados en alcohol.

Las recomendaciones para el uso, en la práctica, de los antisépticos de piel, emanan de los tests prácticos referentes a la antisepsia de la piel. El test simula a la cirugía. En este tipo de test se diferencian dos tipos de pieles: piel pobre en glándulas sabáceas (por ejemplo el antebrazo) y la piel rica en glándulas sabáceas (p. ej. la frente). En el primer caso, las bacterias en la piel son eliminadas con cierta facilidad por el antiséptico. Esta es la razón por la cual el tiempo de aplicación es corto, 1 m en el lavado quirúrgico.

Áreas cutáneas con alta densidad de glándulas sabáceas son el pecho, la espalda y la cara. Es por lo tanto muy importante conocer cuales son estas áreas si debemos elegir el tiempo de aplicación para cada área específica.

El uso práctico de un antiséptico de piel basado en alcohol es muy simple, se sumerge una torunda sujeto por un fórceps (pinza de Kocher) en la solución antiséptica impregnándola y se frota el área de la piel que deseamos tratar. La piel debe mojarse con la solución durante todo el tiempo de aplicación. Si la piel se seca durante el tiempo de aplicación, debe repetirse el tratamiento las veces necesarias. Si deseamos diferenciar el área tratada del resto de la piel, deberemos usar una solución con colorante.

La antisepsia de la piel está indicada siempre que debamos proceder a su punción, por ejemplo antes de una inyección o vacuna, antes de la punción para colocar un piercing o previa a la realización de un tatuaje. En todos estos procedimientos se interrumpe la integridad de la piel. Para preservar la seguridad paciente/usuario, la antisepsia de la piel reducirá el riesgo de infección. Una higiene apropiada será apreciada sin dudas por los usuarios de los centros de piercing y tatuaje.