8.11.2009

Una taza de té contra la Gioconda.

Una taza de té vacía lanzada contra la Mona Lisa en el Museo del Louvre en París no le hizo ningún daño, ya que la famosa pintura de Leonardo da Vinci está protegida por cristal blindado. La Mona Lisa, emblema del museo más grande de esa ciudad, goza de un sistema particular de vigilancia, incluida una urna de vidrio que la protege incluso de disparos con armas de fuego, indicó el portavoz.

Según informó el diario "Le Parisien", una turista rusa lanzó hace una semana la taza vacía contra la obra. Por el momento, no están claras las razones del ataque. La mujer fue detenida y sometida a pruebas psicológicas y el museo presentó una denuncia en su contra. Se cree que la mujer padece el llamado síndrome de Stendhal, que hace que las personas actúen de forma irracional cuando las conmueve una obra de arte.
[Fuente: www.diariojornada.com.ar]