8.01.2009

Para mejorar aún más.

Para lograr más claridad en mis retratos necesito identificar los detalles y lograrlos en la hoja, yo utilizo una lupa, esto me ayuda a saber “que” estoy dibujando, una vez identificados los detalles los visualizo como elementos individuales, luego simplemente me dispongo a lograr todos y cada uno de estos elementos haciendo a la vez los más ínfimos detalles de éstos.
Pongamos ejemplos concretos, a un rostro lo divido en: pelos, cejas, pestañas, párpados, iris, blanco del ojo, orejas, nariz (aquí, a la vez, identifico las sombras que la forman), labio superior/inferior, pómulo, etc., etc.
Cuando comienzo a hacer las cejas por ejemplo, solo me preocupo por hacer las cejas observándolas detalladamente con la lupa y reproduciendo hasta el más ínfimo detalle, una vez terminadas, paso al iris del ojo y con la ayuda de la lupa comienzo a representar los detalles, no importa cuanto tiempo me lleve, el resultado es increíble e invalorable y así con cada uno de los elementos hasta lograr terminar el retrato, pero cada elemento tiene un laborioso trabajo de precisión que es muy valorado, quizás hoy dedique 30 minutos al iris, lo dejo y mañana sigo con las pestañas, no interesa, lo importante en un retrato es la calidad y no el tiempo en que lo hagamos, no valoran “el que lo hagan más rápido”, valoran la calidad.